Me pongo en tu lugar

 

Sin duda hoy será un día digno de recordar para la historia de Grecia y Europa. No sé cuál será el resultado de su referéndum, pero sí sé que, desde que se ha anunciado, hay una sonrisa en mi rostro y siento una especie de satisfacción vengativa.

Las personas y "entidades" que suelen tomar el pelo a lxs ciudadanxs comunes, a la gente que se levanta de su cama para ir a trabajar y, con trabajos pagar, mes a mes, una hipoteca que no tiene fin, unos impuestos que no dan para resolver sus necesidades de salud o para ofrecerles sistemas educativos más allá de lo adoctrinantemente convencional, son ahora quienes duermen intranquilxs.

Somos siempre lxs mismxs quienes nos quebramos la cabeza pensando soluciones, pensando cómo hacer para evitar tanto abuso, haciendo cuentas de izquierda a derecha y de derecha a izquierda a fin de encontrar la forma de cubrir las necesidades de nuestras familias día con día.

Nosotrxs nos angustiamos y "ellxs" se divierten, se burlan, viajan y despilfarran a expensas de los pueblos, firman tratados que no nos favorecen, se pasan la democracia por el arco del triunfo porque gobiernan para todxs, menos para la gente común. Es lo habitual, ellxs ríen mientras el pueblo vive en angustia permanente.

Esta semana, la vida ha querido que yo ría y ellxs se retuerzan intentando predecir el futuro de su posición de mandamás en un acto que, aparentemente, no tiene nada que ver conmigo: el referéndum griego.

Quién se divierte ahora? Cómo se siente estar del lado del que no duerme? Qué tal la sensación de incertidumbre respecto al futuro?

No podemos predecir las consecuencias de este memorable suceso, no sabemos los beneficios o prejuicios que traerá la decisión final del pueblo griego, ni siquiera sabemos lo que decidirán; ciertamente todo ello es aún un misterio pero, mientras tanto, nadie me quita mi sonrisa :)